Alergia al látex

              

 


La alergia al látex parece ser un problema relativamente nuevo y cada vez más frecuente. Si bien no están claras las razones de ello, puede deberse al uso de guantes de látex en la última década debido a las normas de precaución que se han instituido en los hospitales y los cambios en la fabricación de los productos de látex.

¿Qué es el látex?

El látex es un líquido lechoso que producen los árboles de caucho. Utilizando distintos métodos, el látex puede procesarse para elaborar una variedad de productos, como guantes y globos. Durante la fabricación, se añaden agentes químicos para aumentar la velocidad de curado (vulcanización) y proteger la goma del oxígeno que hay en el aire.

 

Son muy comunes los productos hechos con látex de goma natural o mezclados con éste y otros componentes. En los alérgicos al látex, se desencadenan reacciones alérgicas con los productos recubiertos de látex. Los productos que normalmente causan reacciones pueden incluir guantes, globos y profilácticos.

 

En casos aislados, los alérgicos al látex pueden también reaccionar a los elásticos, gomas de borrar, piezas de goma de los juguetes, diversos dispositivos médicos, ropa de látex y elásticos en ropa, o pezones de biberones y chupadores. También es raro que los productos fabricados de goma crepé, como las suelas de los zapatos, causen reacciones. La mayoría de las pinturas de látex no causan problemas porque no contienen látex natural.

 

Tipos de reacciones alérgicas

Hay dos tipos de reacciones alérgicas al látex. El primero es la dermatitis de contacto, una irritación similar a la que causa la ortiga que aparece 12 a 36 horas después del contacto con el látex. Esta aparece normalmente en las manos de quienes usan guantes de látex, pero puede ocurrir en otras partes del cuerpo después del contacto. La incidencia de esta forma de alergia al látex no parece ir en aumento. La dermatitis de contacto es comúnmente el resultado de la sensibilización a agentes químicos que se añaden durante el procesamiento de la goma. Aunque es muy irritante, esta forma de alergia no es de vida o muerte.

 

Las reacciones alérgicas inmediatas, o mediante anticuerpos IgE, son potencialmente las formas más graves de reacciones alérgicas al látex. Al igual que otras formas comunes de alergia, estas reacciones se producen en personas que se han expuesto previamente al látex y han desarrollado sensibilidad. Al repetirse la exposición, pueden ocurrir síntomas como picazón, enrojecimiento, inflamación, estornudos y silbido al respirar. En raras ocasiones, una persona sufre síntomas de vida o muerte. Esta reacción alérgica grave se llama anafilaxis, y se caracteriza por síntomas tales como shock, dificultades extremas para respirar o pérdida de presión arterial. Si no se trata inmediatamente, puede ser fatal.

 

La gravedad de la reacción inmediata depende del grado de sensibilidad de la persona y la cantidad de alérgeno de látex al cual se exponga. El mayor peligro de reacciones extremas ocurre cuando el látex toma contacto con áreas húmedas de la piel o superficies internas durante la cirugía, porque puede absorberse en el cuerpo mayor cantidad del alérgeno en forma más rápida.

 

El látex también puede estar presente en el aire y causar síntomas respiratorios. Por ejemplo, las partículas se adhieren al polvo de almidón de maíz que se usa en los guantes de látex.

 

Al usar los guantes, las partículas de almidón y los alérgenos del látex vuelan en el aire, donde pueden inhalarse o tomar contacto con la nariz o los ojos y causar síntomas. Se han medido altas concentraciones de este polvo alergénico en unidades de cuidado intensivo y quirófanos. El uso de guantes de látex no empolvados o vinílicos y sintéticos reduce el riesgo de estas reacciones. La capacidad que tienen los productos de látex –especialmente los guantes-de causar reacciones alérgicas varía enormemente según la marca y el lote de producción.

 Prevalencia

Ciertos grupos de personas que se exponen frecuentemente al látex corren un alto riesgo de desarrollar reacciones alérgicas inmediatas. Las personas con espina bífida (un trastorno congénito de la columna vertebral) y las que tienen problemas congénitos de las vías urinarias parecen tener un nivel de riesgo de casi el 50%. Los trabajadores de la salud y otros que deben usar guantes de látex o trabajar cerca de ellos tienen un riesgo de aproximadamente un 10%. Otros que pueden tener mayor riesgo son los que se han sometido a muchos procedimientos médicos o quirúrgicos, exponiéndose repetidas veces a los guantes de látex. Los trabajadores de la industria de la goma también tienen mayor riesgo. Inclusive en los adultos normales, el riesgo de sensibilización al látex puede ser hasta del 6%.

 

Las personas con alergia al látex pueden también experimentar una reacción alérgica a algunos alimentos que contienen algunas de las mismas proteínas alergénicas que las del látex. Esta reacción, llamada reactividad cruzada, puede desencadenarse con bananas, aguacates, kiwi y castañas europeas.

 

Evaluación y tratamiento

El primer paso en el tratamiento de la alergia al látex es reconocer el problema. Visite a su especialista en alergias si cree tener síntomas de alergia al látex. Después de recopilar antecedentes detallados y examinarlo, su médico decidirá si necesita más exámenes para determinar la alergia al látex.

 

Si es alérgico al látex, debe evitar el contacto con los productos de látex de goma natural lo más posible. Según corresponda, informe a su familia, a los trabajadores de la salud, los empleadores y al personal escolar sobre su alergia.

 

Hable con su médico para saber si debe usar un brazalete o cadena especial que advierta sobre su alergia. Su médico también determinará si debe llevar consigo adrenalina inyectable (epinefrina) para tratamiento inmediato de urgencia en caso de sufrir una reacción alérgica grave.

 

Si tiene reacciones al látex, consulte a un especialista en alergias. En los EE.UU., la Ley de Americanos con Impedimentos (Americans with Disabilities Act, ADA) del año 1990 cubre a todos los que sufren de alergias graves a sustancias como el látex. Si lo único que le impide trabajar con el látex es su alergia, hable con su empleador para determinar otras opciones y adecuarse en forma razonable. Si es alérgico y necesita usar guantes, o estar en contacto personas que usen guantes, hay varias opciones.

 


 

Puede intentar sustituir guantes de vinilo por los guantes de látex aunque pueden no ser igualmeneficaces en algunas situaciones. Los guantes de látex sintético son otra opción. Estos dan buenos resultados en casi todas las situaciones donde se usan guantes de látex, incluida la cirugía, pero son más costosos. Las personas con reacciones de contacto con el látex, pueden probar los guantes de látex fabricados sin agentes químicos adicionales.

 

Si tiene síntomas respiratorios considerables por alergia al látex al inhalar partículas de látex, debe asegurarse de evitar las áreas donde se usen guantes empolvados frecuentemente. En forma ideal, todas las áreas donde se usan mucho los guantes deben preferirse los guantes no empolvados para evitar reacciones alérgicas.

 

El uso de condones de látex puede ser un problema grave para algunas personas alérgicas al látex. Una opción son los condones de piel natural. Estos no contienen látex y pueden impedir los embarazos, pero no protegen contra virus como VIH, el cual causa el SIDA, o algunas otras enfermedades transmitidas sexualmente. Ahora se ofrecen condones de goma sintética, creados para impedir embarazos y enfermedades transmitidas sexualmente.

 

Los fabricantes están trabajando ahora para elaborar productos de látex que contengan menos alérgeno de látex. Conforme estén disponibles estos productos, debe disminuir el riesgo de reacciones en las personas sensibles al látex, así como el riesgo de que más personas desarrollen la alergia al látex.

Su especialista en alergias/inmunólogo puede proporcionarle más información sobre la alergia al látex.