Rinitis

¿Sufre con la nariz congestionada o tapada constantemente? Si es así, usted puede tener rinitis. La rinitis es una inflamación de las membranas mucosas de la nariz. Esta inflamación se llama rinitis alérgica o rinitis no alérgica, dependiendo de la causa de la inflamación. 


 

      


Rinitis alérgica

La rinitis alérgica se produce a causa de sustancias que desencadenan alergias, llamados alérgenos. Pueden hallarse alérgenos específicos tanto en exteriores como interiores. Cuando la rinitis alérgica se produce a causa de alérgenos exteriores comunes—como polen de árboles, césped y malezas o moho presentes en el aire —a menudo se llaman alergias de temporada o "fiebre del heno." El momento y la duración de las distintas temporadas de polen y moho pueden variar, dependiendo de la parte del país donde usted viva.


La rinitis alérgica puede también desencadenarse por alérgenos interiores comunes como caspa de mascotas, moho de interiores o excremento de cucarachas o ácaros domésticos del polvo-criaturas microscópicas que se hallan en la casa. Cuando es éste el caso, estas alergias se llaman alergias perennes, dado que los síntomas pueden durar todo el año.


Los síntomas de rinitis alérgica pueden incluir estornudos, congestión, nariz congestionada y picazón en la nariz, paladar, garganta, ojos y oídos. Generalmente aparece en una persona antes de la edad de 20 años. De hecho, la rinitis alérgica puede diagnosticarse hasta en el primer año de vida.


Si tiene síntomas de rinitis alérgica, su especialista en alergias puede ayudarle a determinar cuáles son los alérgenos específicos que desencadenan su reacción. Recopilará antecedentes completos y luego usará exámenes alérgicos de la piel para determinar si usted tiene alergias, y cuáles son sus factores desencadenantes específicos. Los resultados de los exámenes ayudarán luego a orientar el curso del tratamiento. Si los resultados de los exámenes determinan que usted es alérgico a los ácaros del polvo y no a la caspa animal, deberá procurar reducir los niveles de ácaros del polvo en su casa, pero no tendrá que considerar encontrarle un nuevo hogar a su perro.


Si sus factores desencadenantes de alergia varían según la temporada, su especialista en alergias le ayudará a determinar cuándo son más abundantes los tipos de polen o moho que desencadenan sus síntomas. Si los resultados del examen de alergia demuestran que se trata de una alergia perenne, su especialista en alergias puede ayudarle a tomar las medidas ambientales adecuadas para reducir los alérgenos específicos. Para obtener más información acerca de exámenes de alergias o del control ambiental de alérgenos de interiores, consulte los folletos de consejos que correspondan de esta serie.


Su médico puede también prescribir un aerosol nasal antialérgico, antihistamínico no sedante, descongestionante u otros medicamentos para disminuir sus síntomas de rinitis alérgica. Si continúan sus síntomas o si los tiene durante muchos meses del año, usted y su especialista en alergias pueden también considerar el tratamiento de inmuno-terapia, también llamado de vacunas antialérgicas. Este tratamiento consiste en recibir inyecciones periódicamente—según lo determine su especialista en alergias—en un plazo de tres a cinco años. Esto ayuda al sistema inmunológico a hacerse cada vez más resistente a alérgenos específicos, y disminuye la necesidad de medicamentos futuros.


Rinitis no alérgica

La rinitis no alérgica, o rinitis irritante, se desencadena debido a ciertos factores, tales como olores fuertes, contaminación, materias particuladas en el aire, humo u otros irritantes.


Estas sustancias difieren de los alérgenos en que no producen una reacción en el sistema inmunológico de una persona. Los síntomas de rinitis también pueden desencadenarse por cambios de temperatura y atmosféricos. La rinitis no alérgica generalmente afecta a los adultos y causa síntomas todo el año, especialmente congestión nasal o "nariz tapada" y dolores de cabeza. Si la persona que sufre de rinitis también tiene una nariz muy congestionada, la enfermedad se llama entonces rinitis vasomotora. Si bien los medicamentos no pueden aliviar completamente los síntomas, su doctor puede recetarle descongestionantes o un aerosol nasal con esteroides para disminuir los síntomas. Es interesante destacar que un régimen de ejercicio regular también puede ser útil.


Los síntomas de rinitis no alérgica pueden también ocurrir como resultado del embarazo, trastornos de la glándula tiroides o como efecto secundario de ciertos medicamentos. Cuando se determina que los síntomas se deben a una deficiencia de hormona tiroides, un medicamento adecuado puede resultar útil.


Otro tipo de rinitis no alérgica, llamada rinitis eosinofílica no alérgica, recibe su nombre por la célula sanguínea—el eosinófilo—que la distingue de otras formas de rinitis no alérgica. Este tipo de rinitis se comporta como rinitis alérgica porque causa ataques frecuentes y repetidos de estornudos y nariz congestionada. Este trastorno, que da la impresión de aparecer sin razón, puede deberse a cambios en el ambiente como variaciones de presión atmosférica o meteorológicos. Los exámenes alérgicos de la piel son negativos con este tipo de rinitis, y es común que se presente la complicación de pólipos nasales. Puede ser beneficioso el uso de medicamentos tales como antihistamínicos, descongestionantes y cromolina tópica, pero los corticosteroides nasales tópicos proporcionan el mayor alivio para muchos pacientes.


La rinitis medicamentosa ocurre cuando se usan excesivamente los aerosoles nasales descongestio-nantes tópicos que no necesitan receta, a menudo durante más de tres días consecutivos.


Esta forma de rinitis causa congestión nasal intensa y se trata óptimamente dejando de usar el aerosol nasal causante del problema. Esto produce a menudo una congestión intensa temporal, que puede aliviarse con corticoste-roides tópicos u orales.


La rinosinusitis neutrofílica se desencadena comúnmente por una infección sinusal o asociada. También puede relacionarse con infecciones virales como resfriados o gripe. Esta forma de rinitis causa síntomas como goteo post-nasal y dolor sinusal, que puede tratarse con descongestionantes o con una solución salina nasal. Se recetan antibióticos cuando están infectados los senos nasales, pero no en el caso de simples resfriados.


La rinitis estructural se produce a causa de anormali-dades estructurales en el tabique nasal. Estas anormalidades pueden ser el resultado de una lesión, como una nariz fracturada o alguna condición congénita de la persona, tal como pasajes nasales estrechos o torcidos. La rinitis estructural puede producir congestión durante todo el año y comúnmente afecta un lado de la nariz más que el otro. La cirugía puede ayudar a corregir esta anormalidad.


Los síntomas de rinitis pueden también deberse a pólipos nasales—que aparecen en la membrana mucosa de la nariz y que pueden causar congestión y pérdida del sentido del olfato. Provocan síntomas todo el año y comúnmente comienzan entre las edades de 20 y 40. Los pólipos nasales pueden relacionarse con la sensibilidad a la aspirina y el asma, y pueden causar sinusitis recurrente. Puede obtenerse alivio con aerosoles nasales descongestionantes, corti-costeroides o píldoras que proporcionan alivio temporal. Los pólipos nasales pueden extirparse quirúrgicamente, pero tienen una tendencia a reaparecer.


Si se aprende sobre las causas y los síntomas de las diversas formas de rinitis, se podrán identificar mejor los síntomas y sus factores desencade-nantes. Su especialista en alergias puede asistirle realizando un diagnóstico preciso y desarrollando un plan de tratamiento eficaz para usted.


Su especialista en alergias/inmunólogo puede proporcionarle más información sobre la rinitis alérgica y no alérgica.